IPv6

IPv6 es la siguiente generación del estándar de direcciones del protocolo de Internet que pretende complementar y, finalmente, sustituir el protocolo IPv4 que usan la mayoría de los servicios de Internet para las transacciones actuales en Internet. Los recursos en esta página pueden ayudar a comprender las diferentes implementaciones de la función de IPv6 y Verisign.


Click to play
close

Desde proveedores de contenido a operadores de la red troncal, los responsables de las decisiones empresariales de todo Internet se enfrentan a la pregunta de cómo prepararse para IPv6. Si bien se han empleado múltiples estrategias para ampliar el espacio de IPv4 tanto como sea posible, la verdad inexorable es que este espacio es finito y está llegando al límite de su capacidad.

Verisign se ha situado a la cabeza al incorporar IPv6 a la infraestructura de la empresa. Ya nos hemos asegurado de que las zonas del sistema de nombres de dominio (DNS) críticas para el funcionamiento de Internet están preparadas para IPv6.

Hay cuatro modelos para avanzar hacia una IPv6 nativa:

  • Crear redes IPv4 y IPv6 paralelas
  • Usar una doble pila
  • Utilizar la tunelización
  • Ejecutar traducciones de direcciones de red (NAT)

Habrá que decidir la estrategia que se empleará en función de las prioridades de la empresa, pero muchas compañías, incluido Verisign, utilizan un modelo de doble pila. En el entorno de Verisign, una implementación de IPv6 de doble pila se define como el hecho de facilitar respuestas a solicitudes realizadas en redes IPv4 e IPv6 a través del mismo dispositivo. La doble pila reduce la necesidad de equipos redundantes, es progresiva y tiene que controlar una huella menor. Obtenga más información sobre estos modelos estratégicos en el libro blanco Pasar a IPv6: todos los detalles de Verisign

PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE IPV6

A continuación, se incluyen algunas respuestas a preguntas frecuentes sobre la transición de IPv6.

IPv6 es la siguiente generación del estándar de direcciones del protocolo de Internet que pretende complementar y, finalmente, sustituir el protocolo IPv4 que usan la mayoría de los servicios de Internet para las transacciones actuales en Internet. La preparación de IPv6 resulta cada vez más urgente porque el grupo de la Agencia de Asignación de Números de Internet (IANA) de direcciones IPv4 disponibles ya se ha agotado.

Con un espacio de direcciones IPv4 de 32 bits, el número total de direcciones IP está limitado a aproximadamente 4.300 millones, un número que parecía más que suficiente cuando se desarrolló IPv4 a principios de los años 80. Pero, en un mundo con más de 1.000 millones de usuarios de Internet y literalmente miles de millones de dispositivos conectados a Internet, se ha demostrado que el espacio de direcciones IPv4 disponible es insuficiente.

IPv6 resuelve este problema de escasez de direcciones utilizando direccionamiento de 128 bits, lo que crea un número ingente de direcciones (el número real se suele describir como 2 elevado a 128, que se cree que es más de lo que Internet necesitará en décadas). Mientras que las bases técnicas de IPv6 están bien establecidas en la comunidad que desarrolla los estándares de Internet, queda bastante trabajo por hacer para implementar y empezar a usar las capacidades de IPv6, refinando continuamente la interacción y coexistencia transitoria con IPv4 y proporcionando una plataforma para el crecimiento continuo y la innovación en Internet.

El crecimiento y evolución de Internet mejorarán con IPv6; además, la seguridad, estabilidad y crecimiento de IPv6 no impedirán satisfacer las expectativas que los usuarios tienen hoy en Internet. IPv6 quiere proporcionar una infraestructura más densamente conectada con el objetivo final de mejorar la confianza de los usuarios en Internet.

IPv5 fue un protocolo de transmisión de audio/vídeo experimental llamado "protocolo de transmisión de Internet" que se desarrolló en 1979. Lo crearon un grupo de ingenieros para transmitir vídeo, audio y simulaciones por Internet, pero nunca acabó de cuajar. Independientemente de su popularidad, el protocolo recibió la designación IPv5 y, como resultado, la siguiente generación de protocolo de Internet tuvo que llamarse IPv6.

Gartner estima que el coste de transformar completamente el entorno informático habitual de una empresa de IPv4 a IPv6 supone aproximadamente el 6% del presupuesto informático anual de la empresa. Los costes continuos, después de la transformación, ascenderán aproximadamente el 1% del presupuesto informático en los años posteriores, comparado con los costes si la empresa hubiera continuado con IPv4. El coste de establecer una presencia en Internet con IPv6 es más modesto, de aproximadamente 500.000 USD para un punto de pasarela de Internet habitual, con costes continuos de un 10% de esa cantidad.

La implementación de IPv6 creará nuevas vulnerabilidades para los operadores de red. Por ejemplo, Internet tendrá más dispositivos de traducción que pueden atraer ataques distribuidos de denegación de servicio o ser puntos únicos de fallo. Además, los operadores de red tendrán menos visibilidad sobre los patrones de tráfico de Internet, de manera que les resultará más difícil poder encontrar amenazas como botnets.

Según Gartner, aunque la capacidad de seguridad de IPv6 como protocolo es comparable a la de IPv4, no solo el soporte de IPv6 en productos y servicios de seguridad es incompleto sino que no se ha realizado ninguna prueba de campo de la seguridad de IPv6. Las pruebas han mostrado vulnerabilidades con las implementaciones de IPv6 (por ejemplo, la pila de IPv6 en el sistema operativo Windows) que no estaban presentes en las implementaciones de IPv4. A medida que IPv6 tenga una mayor implementación, estas implementaciones recibirán ataques y, casi con toda seguridad, mostrarán más vulnerabilidades de "día cero". Por lo tanto, a corto plazo, la implementación de aplicaciones con IPv6 representa un mayor riesgo de seguridad que la implementación con IPv4.

Según Gartner, las organizaciones que necesiten muchos millones de direcciones IP públicas en los próximos tres a cinco años necesitarán implementar IPv6. Este grupo incluirá proveedores de servicios de Internet con una base de clientes creciente, especialmente los de mercados emergentes, proveedores de televisión por cable y operadores móviles con un número creciente de teléfonos inteligentes y de voz sobre IP. Gartner recomienda que todas las categorías de organizaciones intenten establecer una presencia en Internet con IPv6. La cronología dependerá de la importancia que tenga para las empresas acceder al número creciente de puntos finales IPv6 en Internet. Para muchas empresas, no será después del 2014. Las organizaciones con modelos de negocio que dependan en gran medida del acceso a un amplio público en Internet, especialmente en los mercados emergentes y usuarios móviles, ya deberían haber establecido su presencia en Internet con IPv6.

Actualmente, muchas redes, servicios y productos no están listos para IPv6, por lo que sólo se puede llegar a ellos con direcciones IPv4. Esto impide que el pequeño grupo de usuarios actuales de IPv6 acceda a esas redes y sitios web. Los operadores de red necesitan invertir en nuevo hardware y software que permita que las direcciones IPv6 lleguen a sus redes y sitios web, pero estas actualizaciones pueden suponer tiempo y costes significativos, por lo que muchos deciden esperar antes de tomar la decisión de implementar estas actualizaciones. A medida que se reduzca el banco de direcciones IPv4 asignadas y el tráfico de IPv6 siga creciendo, crecerá la necesidad de implementar actualizaciones de infraestructura a IPv6 para mitigar los problemas potenciales de pérdida de ingresos y de servicio al cliente que pueden surgir al excluir a los usuarios de IPv6.

Muchos de los dispositivos fabricados en los últimos cinco años son compatibles con IPv4 e IPv6 y es probable que no se vean afectados en un entorno de doble pila v4/v6, que seguramente evolucionará a medida que los operadores de red empiecen a implementar el soporte para IPv6 junto con su infraestructura v4. Sin embargo, cuando se ponga en marcha la adopción a gran escala de IPv6, es posible que los usuarios con dispositivos y hardware que solo sean compatibles con IPv4 tengan problemas para alcanzar ciertos destinos con redes que solo permitan IPv6.